Cirugía láser ocular

Cirugía láser ocular

Cirugía láser ocular

La cirugía láser ocular es una intervención que se Cirugia laser ocularrealiza con un láser que hace ajustes sutiles en la córnea. De este modo se logran corregir las imperfecciones que no permiten al ojo enfocar correctamente las imágenes que recibe del exterior. Con la cirugía láser ocular la corrección de la visión nos da la posibilidad de dejar a un lado las gafas o las lentes de contacto y poder vivir el día a día sin pensar en ellas.

La técnica LASIK le da nueva forma a la córnea trabajando sobre una capa interior de ésta. La recuperación es corta y muy llevadera. La operación suele ser de unos 7 minutos por cada ojo.

En la técnica PRK el cirujano opera directamente en la superficie de la córnea. Esta opción es más indicada para gente con córnea fina. La recuperación es más larga y más incómoda. En esta intervención el paciente suele tener que llevar oclusión ocular durante unos cuatro días después de la operación.

El procedimiento es muy sencillo y rápido. Esto depende del grado de corrección que se debe llevar a cabo.

La cirugía láser ocular puede corregir la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo. Lo que no puede tratarse con el láser común es la presbicia. Hay otras técnicas con las que sí se puede tratar.

Buenos candidatos para la cirugía láser ocular son:

  • Personas mayores de edad
  • Que su graduación  no haya cambiado durante al menos un año
  • Personas con una salud ocular buena

Pacientes con diabetes, HIV, lupus o artritis reumatoide, o bien si se padece ojo seco, pupilas muy grandes o córneas finas deberán consultar con su oftalmólogo para evaluar la situación y ver cuales son las mejores opciones.

Riesgos a tener en cuenta:

Toda intervención quirúrgica conlleva un riesgo. La mayoría de efectos secundarios desaparecen en unos días. Aunque existe riesgo de daños más graves, éstos son excepcionales.

  • Molestias y sensación de arenilla: se palían con lágrimas artificiales. Estas molestias suelen desaparecer los primerso días después de la intervención.
  • Destellos de luz: sobretodo por la noche. Es una molestia que suele desaparecer por sí sola y si no lo hace, se puede tratar con buenos resultados.
  • Enrojecimiento en la parte blanca del ojo las primeras horas tras la intervención.
  • Los casos de pérdida importante de visión son excepcionales.
  • Algunos pacientes necesitan una segunda intervención para conseguir el mejor resultado.

No hay garantía de que después de la intervención el paciente no necesite llevar nunca más las gafas. Normalmente se necesitarán para leer o conducir por la noche. Si el paciente tenía muchas dioptrías originariamente, puede seguir  necesitándolas  después de la cirugía, pero con menos dioptrías.

En nuestro instituto oftalmológico ofrecemos diferentes opciones de cirugía láser ocular. Contacte con nosotros para que le podamos informar directamente de las mejores opciones para usted.