Patatas rellenas de espinacas y piñones sobre crema de calabaza

Ingredientes (4p):

4 patatas grandes
700 gr. de espinacas
250 gr. de calabaza
50 gr. de arroz
2 puñados de piñones
1 cucharada de harina
1 vaso de leche
2 dientes de ajo
agua
aceite de oliva
sal
nuez moscada
perejil (para decorar)

Elaboración de las patatas rellenas de espinacas y piñones

Pela la calabaza, trocéala y ponla a cocer junto con el arroz en una cazuela con un poco de agua. Sazona. Tritura con la batidora eléctrica. Reserva.
Pela y lamina dos dientes de ajo y ponlos a dorar en una sartén con un chorrito de aceite. Añade la mitad de los piñones y las espinacas. Tapa y deja cocinar.
Pon a cocer las patatas en una olla con abundante agua hirviendo y un poco de sal. Deja cocer a fuego moderado durante 30-35 minutos. Retíralas a un plato, deja atemperar y ábrelas por la mitad. Vacía el interior de las patatas con la ayuda de una cucharilla y reserva las medias patatas vacías. Machaca con un tenedor la patata retirada hasta conseguir un puré y mézclalo con las espinacas y los piñones.
Coloca las patatas vacías en una bandeja de horno, rellénalas con la masa de patata, espinacas y piñones. Reserva.
Para hacer la bechamel, pon una gotita de aceite en un cazo grande, añade la harina y cocínala un poco. Vierte la leche, poco a poco, sin dejar de remover con la varilla. Ralla un poco de nuez moscada, agrega los piñones restantes y pon a punto de sal. Cubre las patatas con la bechamel y gratínalas hasta que se doren.

Sirve la crema de calabaza en el fondo del plato con 2 patatas rellenas por ración.